La muestra quiere ser una relación estática y aliena entre el observador y los fenómenos observados, asimilados in- conscientemente por una rutina selectiva. Un discurso sin lógica, focalizando los aspectos estéticos y lúdicos que, en un momento dado, aparecen y crean la necesidad de escoger y racionalizar los hechos fruto de la observación.

Una observación transversal y longitudinal del entorno, un paisaje que aparece, que siempre está presente y que no tiene entidad propia hasta que focalizamos nuestra atención.

El momento en que enfocamos nuestros sentidos en aquello que es objeto de la observación.

Un telón siempre presente, que sube cuando abrimos los sentidos para disfrutar del mayor espectáculo del mundo y tomamos conciencia del sonido, que pasa deslizandose por encima del paisaje.

Un Momento mágico, arriesgado... en que los sentidos se dejan llevar en un proceso de descubrimiento donde aparecen los elementos eternos, constantes y plenos de variables.

Pájaros rozando el paisaje, deslizandose por márgenes invisibles, y este sonido estridente que constantemente llama la atención con ondas que penetran los sentidos, que fluyen en el espacio, que marcan caminos, ligeras variantes que, año tras año, se repiten en una ceremonia sagrada.

Slide_1
Slide_2
Slide_3
Slide_4
Slide_5
Slide_6
Slide_7

Los materiales utilizados son objetos olvidados que han dejado de tener un uso y que, una vez transformados, toman una nueva vida. Cartones depositados en contenedores, reutilizados y rediseñados para una nueva función.

Si miramos los residuos de nuestra so-ciedad con unos ojos diferentes, des-cubriremos la infinidad de posibilidades que esconden.

El encanto de los objetos descuidados, es que pueden ser envoltorios de color, elementos de rechazo que toman una nueva categoría. Todo depende de la mirada del individuo.

Los elementos imprescindibles que dejan de ser funcionales, son el resultado de un consumismo desbordante fruto de una sociedad enloquecida por la premisa desechable.

Estos objetos han perdido su dignidad esperando que alguien valore la esencia.

En una época de exaltación del consumo, donde todo tiene que ser nuevo, donde todo tiene que ser útil, nos rodeamos de objetos inútiles que hacen que nuestra vida dependa de trastos que facilitan y so-lucionan nuestras tareas, incluso aquellas para las que no estamos preparados y que nunca hubiéramos deseado llevar a cabo.

Transformación, reutilización, dar un nuevo sentido, una nueva función a todos aquellos elementos que rechazamos y olvidamos.


Cartón.

Alambre.

Papel crespo de todos los colores.

Acetato de polivinilo.

Volare Pinturas

Caminos invisibles.


Suspiros penetrantes que cortan el espacio con formaciones térmicas efímeras. Sueños que despiertan una mañana ajena.


El sol no ha salido todavía pero las sombras se desvanecen dejando tonalidades dora-das. Los pájaros llenan con silencio la alambrada del patio al azar, saliendo de la nada. Parece como si la noche los hubiera colocado uno junto al otro sin prisa.

Pesmanecen inmóviles, en silencio, mien-tras el sol se dibuja sobre el horizonte.


Un primer rayo de luz calienta el aliento del día. Contrastes. Temperaturas que marcan el espacio. Rutas que son invisibles a los sentidos de los hombres. Un sonido fuerte, desconocido y estridente. Un estallido enloquecido rompe la serenidad de la penumbra... cantos? Chillidos, ondas de sonido que rastrean el aire.

Volare Esculturas

La gravedad: un reto físico contra la atracción universal de los mundos que giran para mantenerse en órbita, para conservar la masa y el espacio, para crear la cuerda que hace funcionar el reloj constante de la inercia del movimiento. Polaridad. Atraccio-nes. Energía de millones de partículas que alejan el razonamiento.


Volare quiere decir fuerza y fragilidad. Es un movimiento etéreo que se levanta hacia el infinito deslizandose por enormes masas invisibles de temperaturas cambiantes que se alzan y catapultan todos los sentidos. Es una forma aerodinámica, llena de potencia, de energía desbordante, de mecanismos mágicos de ingeniería divina: pájaros ligeros fruto de miles de años de trans-formación.


Solidez y transformación,

fragilidad y flexibilidad,

flexibilidad y potencia,

potencia e ingenio,

ingenio y suavidad.

Volare Lamparas

Pájaros como seres del cielo.


Vuelo trepidante,

vuelo pausado,

vuelo deslizante.


Energías genéticas y mecánicas.

Estructuras evolutivas.

Movimientos armónicos.

Coordinaciones complicadas que atraviesan espacios libres con trampas invisibles.


El peso del cuerpo.

El peso de los elementos.

Los elementos del esfuerzo que reciben las órdenes fruto de una historia genética en infinita evolución.


Evolución.

Aleteo.

Vuelo.

Aleteo.

Mabel Nieto
669 164 841 - info@mabelnieto.com
® 2014 Mabel Nieto - Todos los derechos reservados - Site Credits: ramirezdisseny.cat