Homo andante, sinuoso, capricho de la forma, movimiento oscilante, los primeros pasos del hombre surgen de la tierra en una evolución ininterrumpida, lenta, pesada...


Fascinado por la explosión de vida que transpira a su alrededor. Mañana elevará los pies del barro y se dibujarán; qué maravilla puede acontecer! Quizás volará, extenderá los brazos, levantará la mirada y etéreo, hará la ascensión al espacio de una nueva dimensión; su imagen llenará de

colores las líneas del espacio oscuro.


Cuando el sol asoma, discreto y envuelto en una tenue neblina, penetra por las fibras flotantes de los sueños; el sueño de una pincelada que sobre la piedra habla de las entrañas del hombre, de sus deseos, de sus metas, de sus rencores y de los dioses que se reflejan sobre las rocas teñidas de sangre.


Homo andante ha hecho realidad su sueño: ya anda; sus piernas se doblan, pero él

sabe que nada lo puede hacer retroceder, nunca dará un paso atrás. Una pequeña sombra dibuja formas etéreas sobre las aguas tranquillas de una noche sin luna.

Igual que una demasiada de vida informe, blanda y densa, el recuerdo de su pasado se plasma y en quiere tomar forma. Las hojas se forman, pero las palabras, las imágenes... no devuelven; se retorcen, se amontonan unas sobre las otras, y tan sólo consiguen crear el cromosoma del universo, el origen de los orígenes.

Slide_2
Slide_3
Slide_4
Slide_5

Els materials utilitzats són objectes oblidats que han deixat de tenir un ús i que, un cop transformats, prenen una nova vida. Cartrons dipositats en contenidors, reutilitzats i redissenyats per a una nova funció.

Si mirem els residus de la nostra societat amb uns ulls diferents, descobrirem la infinitat de possibilitats que amaguen.

L’encant dels objectes descuidats, de les noses que suposen una deixalla, és que poden ser embolcalls de color, elements de rebuig que prenen una nova categoria. Tot depèn de la mirada de l’individu.

Els elements imprescindibles que deixen de ser funcionals són el resultat d’un consumisme desbordant fruit d’una societat enfollida per la premissa d’un sol ús.

Aquests objectes han perdut la seva dignitat esperant que algú en valori l’essència.

En una època d’exaltació del consum, on tot ha de ser nou, on tot ha de ser útil, ens envoltem d’objectes inútils que fan que la nostra vida depengui d’andròmines que faciliten i solucionen les nostres tasques, inclús aquelles per a les que no estem preparats i que mai haguéssim desitjat dur a terme.

Transformació, reutilització, donar un nou sentit, una nova funció a tots aquells elements que rebutgem i oblidem.


Cartó.

Fil ferro.

Paper crespo de tots els colors.

Acetat de polivinil.

Origen Pinturas

Mañana ya es pasado .

Hoy tan sólo es un suspiro.


El ritmo del latido de su corazón rompe el silencio y todos los silencios de todos los corazones que, como él, estallan en líneas e imágenes de deseos o, quizás, sólo pensamientos de seres que nunca han existido , pero su impronta colorea el pensamiento de los soñadores del universo.


El homo toma su nombre, tambalea y se retorce en su cuerpo, los dioses lo modelan desde el infinito . El *homo, inconsciente de su origen, toma la entidad del olvido de todo aquello que, un día, fue escrito en la carne de su cuerpo, en su sangre...


Quiere arrancar el vuelo y ni siquiera no puede arrancar el paso.

Se retuerce y gira oscilante para llegar a ser el mañana, que, construido de realida- des, desplaza el movimiento y se rodea formando parte del aire que conquista el vacío del pensamiento.

Homo andante


Homo


El espacio es tuyo, tuyos son los sufri- mientos, tuyos son los pensamientos; tuya es la paz y la frialdad de la venganza.

Levanta las piernas del tierra como columnas estáticas, domina el suelo que hoy soporta tu cuerpo.


Bailas con un estallido de sonidos mágicos que te recuerdan que ya no estás solo, que el sueño de la materia es una realidad.


Relaciones.


Interrelaciones .

Interrelaciones relacionadas.

Relaciones de deseos.

Deseoso de deseos.

Espejismos de relaciones.

Relaciones inexistentes, el todo y lo nada.


El alma.

El alma de los recuerdos.


Homo andante anda hasta el infinito.


El éxito y el fracaso.

Libertad.

Libertad para soñar.

Libertad para llorar.

Libertad para esconder el olvido que se transforma en futuro.


Sólo una huella en el espacio del pensamiento etéreo; las formas danzando enloquecidas; unas manos salidas de las entrañas de la vida acompañan los extremos de tus dedos encara informes y te hacen girar con una sonrisa insinuada, mientras el viento mima tu cuerpo desnudo. La noche se funde para dar a la luz, un rayo de vida , el misterio.


El peso del cuerpo.

El peso de los elementos.

Los elementos del esfuerzo que reciben las ordenes frutos de una história genética en infinita evolución.


Tú serás tu camino.

Tu camino, el cambio.

Y el cambio, tu mirada.

La mirada que despierta, que busca y encuentra

Que encuentra y sueña que un día divisará el albada


El albada tan sólo es un segundo y da a un ritmo de colores embobados por la oscuridad de ayer.

Anda.

Anda.

Anda.

Abre las ventanas de tus sentimientos.

Ahora ya puedes bailar hasta que tu movimiento te transporte hasta sensaciones destinadas a los dioses; cierra los ojos y ya estás.


La llegada iniciática en el mundo del absurdo, al mundo del todo o nada; en el mundo de la profundidad, al mundo de los estáticos, al mundo de los que, como tú, un día, decidieron que ya había suficiente y buscaron la luz que luce desde la inexistencia hasta las puntas de los dedos.


Homo.

Homo pensando.

Homo dansando.

Homo deambulando.

Homo, homo, homo.


Los caminos del cielo, reflejos de una tierra reluciente, incandescente, la trascendencia de los espíritus alterados, el vacío esperpéntico del odio.


La ondulación del viento, imposible y lento, hace su trabajo constante sin tregua. Los siglos tan sólo son según, décimas de segundo que mueven el reloj estático de la existencia, la existencia de las formas escondidas que bien pronto saldrán a la luz, a la luz fría de las estrellas, allá, al infinito .


La ondulación del viento, imposible y lento, hace su trabajo constante sin tregua. Los siglos tan sólo son según, décimas de segundo que mueven el reloj estático de la existencia, la existencia de las formas escondidas que bien pronto saldrán a la luz, a la luz fría de las estrellas, allá, al infinito .

Mabel Nieto
669 164 841 - info@mabelnieto.com
® 2014 Mabel Nieto - Todos los derechos reservados - Site Credits: ramirezdisseny.cat